Edición digital vs. edición en papel

A muchas personas les suena raro esto de la edición digital. El E-book, el libro electrónico. Un formato diferente, que tiene defensores y detractores, y que poco a poco va ganando terreno aunque todavía no consigue imponerse.

¿Por qué elegí el formato digital para editar mis libros? Por varias razones. En primer lugar, porque ganamos todos. Mis e-books cuestan $200 en Argentina, y un poquito más en el exterior. El lector paga la tercera parte de lo que le costaría el libro de papel, y yo recibo en el acto el importe de cada venta (menos la comisión de Mercado Pago o Paypal). Libros del autor al lector, sin intermediarios que engorden el precio.

Y gana también la naturaleza, porque utilizamos menos recursos (árboles, agua, químicos) para producir papel y tinta.

Para que se entienda mejor, les cuento grosso modo cómo se hace una edición en papel, porque hay varias opciones.

  • Que el autor firme contrato con una editorial y ésta ponga el dinero. Por cada libro que se venda, el autor cobrará derechos de autor, el 10% del precio de venta al público. Así fue como hicimos en Ediciones del Boulevard la primera edición del Manual de instrucciones para Recién Separadas, gracias a un editor que confió en el libro y decidió apostar por él.
  • Que el autor firme contrato con una editorial, pero que al dinero para la edición lo ponga en autor y la editorial se encargue de la distribución en librerías, y le pague al autor el 10% por cada libro vendido. De esta manera, el autor ni siquiera recuperará la inversión inicial.
  • Que el autor firme contrato con una editorial, pero que él se quede con una parte de los libros, los venda por su cuenta y recupere la inversión inicial. Por el resto, la editorial le pagará el 10% por derechos de autor de cada libro que se venda.
  • Que el autor busque una imprenta o una editorial, pague la edición, se lleve a su casa todos los libros y se encargue de promocionarlos, distribuirlos y venderlos. Si logra vender la mitad en un tiempo lógico (unos meses, digamos), recuperará su dinero y el resto de las ventas será su ganancia. Esta opción elegí para la segunda edición en papel del Manual de Instrucciones para Recién Separadas.

La edición en papel tiene la ventaja de que es el formato elegido por la mayoría de los lectores, por lo menos aquí en Argentina. Pero hay desventajas:

  • La primera es que se desperdicia papel y tinta, ya que rara vez se venden todos los libros de la tirada y queda un remanente que termina liquidándose al precio de costo, o incluso a un precio inferior. Son los ejemplares que podemos comprar en las librerías de saldos editoriales. Esto se puede evitar, en parte, con las ediciones a demanda, en las que una máquina va imprimendo y encuadernando los libros a medida que los compran y luego el comprador los recibe por correo; el resultado final es menos desperdicio de papel, pero un libro más caro para el lector.
  • Otra desventaja es que los costos de impresión son elevados, y esto hace que las editoriales vayan a lo seguro y solamente arriesguen dinero con los escritores conocidos y los géneros que consume el gran público. El autor que no encaja en estos parámetros debe recurrir a la auto-edición y hacer ediciones chicas. De esta manera, el costo de cada libro es mayor y eso reduce los márgenes de ganancia para quien los vende y para el autor.

Frente a este panorama, la edición digital se presenta como una opción económica, sustentable y fácil de gestionar por el autor. Y se puede hacer de varias maneras.

  • Se puede publicar mediante alguna plataforma digital como Amazon, por ejemplo, que se quedará con un porcentaje importante del precio del libro digital. A cambio de ese porcentaje, ellos se encargarán de darle formato al e-book y ofrecerlo en su sitio. Desde ese sitio, el autor puede controlar las ventas y su ganancia, y transferir el dinero a su cuenta bancaria. ¿Garantizan las ventas estas plataformas? No, salvo que uno sea un autor conocido.
  • Yendo a lo más básico, que es lo que decidí hacer con mis libros, el autor puede hacer su libro digital, ofrecerlo desde su propia web y venderlo por Mercado Pago, Paypal y otras plataformas similares. De esta manera, descontada la comisión que cobran estas plataformas (que es menor al 10% de la venta), el resto es ganancia para el autor.  

Con la edición digital, entonces, ganamos todos:

  • El lector, porque paga menos de la mitad de lo que cuesta el libro en papel. En mi caso, mis e-books cuestan la tercera parte o menos de lo que costarían los libros en papel.
  • El autor, porque no tiene que esperar meses a que le rindan los derechos de autor ni tiene que invertir sumas importantes para ver su libro editado.

Por todas estas razones, te invito a que te animes a cambiar tus paradigmas de lectura y probar los libros digitales. Tu bolsillo, el planeta y los autores independientes (y los otros también) te estaremos agradecidos…

Si querés saber más sobre mis libros, entrá acá.

Si los querés comprar, buscalos acá.