Cómo son mis talleres de escritura

TALLERES DE ESCRITURA

on line y presenciales

Amo escribir, me hace bien, lo disfruto, y quisiera contagiarle esta pasión feliz a todo el mundo. Es por eso que en el año 2009 empecé a ofrecer un Taller de Escritura diferente, en el que cada uno pudiera escribir lo que sintiera, lo que le hiciera falta o lo que le diera la gana.

Y mis talleres, hoy, siguen siendo diferentes porque en lugar de “enseñar a escribir”, elijo despertar el gusto por la escritura y mostrar sus beneficios para nuestra salud mental y espiritual. En lugar de proponerle a mis talleristas que escriban como escritores, elijo decirles: escribí como hablás, para corregir hay tiempo, lo importante es soltarse. En lugar de encasillar la escritura en el molde de la literatura, prefiero abrir el juego para que la descubran en toda su simpleza y en toda su grandeza.

¿Quién “puede” escribir?

Suele pasarme que, al comentar que soy escritora, muchos me dicen que les encantaría escribir pero no se animan. Y algunos, con la ilusión brillándole en los ojos, confiesan que quisieran escribir la historia de sus abuelos, de sus padres y hasta la suya propia para que la lean sus hijos y nietos, pero que no saben por dónde empezar ni cómo hacerlo.

Mi respuesta es siempre la misma: cualquiera que sepa leer y escribir… ¡puede “escribir”! ¡No es ninguna ciencia! 

Y te aseguro que es cierto. Todo el tiempo estamos contando y contándonos historias. Y lo hacemos con naturalidad, sin ponernos a pensar en los sustantivos, adjetivos, verbos… simplemente hablamos y el relato fluye. Bueno, si escribimos con esa misma naturalidad, el relato también va a fluir.

Tal vez no llegues a ser un escritor profesional, porque para eso sí hacen falta condiciones y mucho trabajo, pero mediante la escritura aprenderás a conocerte mejor, a poner orden en tu mente, y podrás conservar para siempre en papel tus recuerdos, pensamientos, ideas.

¿Para qué sirve escribir?

Más allá de la literatura y de la creación artística, la escritura es terapéutica. Al escribir uno se expresa, moviliza las neuronas, despierta y libera emociones que creía dormidas. Escribir nos ayuda a dar un paso al costado y situarnos como observadores, y desde esa posición, podemos revisar mejor lo que nos pasa, lo que sentimos, lo que nos duele, lo que nos molesta, pero también rescatar y revalorizar lo que nos hace felices.

No es casual que incluso grandes escritores de todos los tiempos se hayan inspirado en sus experiencias traumáticas o dolorosas, los recuerdos de su infancia, los miedos, las culpas, los secretos familiares y otras vivencias personales para darle forma a sus obras. Lo autorreferencial o autobiográfico no fue, ni es, ni será ajeno a la literatura, ni siquiera entre quienes pretenden escribir ficción en su estado puro.

Este blog, sin ir muy lejos, es absolutamente autorreferencial: todo lo que escribo acá tiene que ver conmigo, lo que hago, lo que pienso, lo que siento.

 ¿Sobre qué podemos escribir?

Podemos incursionar en la creación literaria en cualquiera de sus géneros: poesía, cuento, novela, ensayo, etc., que de alguna manera nos obligan a estar pendientes de las formas y el estilo. Esta es la escritura que se practica en la mayoría de los TALLERES LITERARIOS.

Pero quienes no tienen la intención de convertirse en escritores pueden practicar algo mucho más sencillo: la escritura autobiográfica, o vivencial, o autorreferencial. Una escritura libre, a mano alzada, sin condicionamientos, sin juicios de valor sobre lo que se escribe. Escribir sobre uno mismo, desde uno mismo y para uno mismo.  Y después, si uno quiere, compartir lo escrito con los demás.

Mis talleres de escritura

Elegí para mis talleres la escritura autobiográfica, o vivencial, por estas razones:

– Está al alcance de cualquiera. Para escribir sobre uno mismo no hace falta ser un gran lector ni tener conocimientos de literatura.

– Es una herramienta muy eficaz para ejercitar la memoria.

– Ayuda a desbloquear emociones, derribar prejuicios, reconciliarse con el pasado, con uno mismo y con los demás.

– Nos permite mirar desde otra perspectiva hechos traumáticos o trágicos, perdonar o perdonarnos, y elaborar duelos no resueltos.

– Nos acerca a nuestros pares, al descubrir que, más allá de los matices personales, somos miembros de una generación con una impronta propia.

– Eleva la autoestima, porque nos permite ver que hemos tenido una vida que nada tiene que envidiarle a la de las novelas, y que cada uno de nosotros es un ser único e irrepetible. Pero también nos da una perspectiva menos dramática de nuestra propia realidad, permitiéndonos reflexionar y darnos cuenta de que todos tenemos problemas, dolores y alegrías parecidos. Todos somos el centro de nuestro propio universo… ¡pero nadie es el ombligo del mundo!

– Si nos animamos a compartir lo escrito, nos conocerán mejor y nos comprenderán más.

– Practicada en el marco de un taller, la escritura autobiográfica o vivencial aumenta la empatía y la comprensión, ayudándonos a crear lazos afectivos.

Escritura y herramientas del coaching, una combinación poderosa

He armado mis talleres con amor y compromiso porque considero que son lo mejor que puedo ofrecer, lo más útil y más placentero para quienes desean escribir sin el condicionamiento de convertirse en escritores.

Pero como además de escritora soy coach ontológico, ¡mis talleres tienen un plus que los hace todavía más interesantes!

– Vamos a ejercitar la tolerancia, el respeto, la compasión, la gratitud, el perdón, el compromiso y la actitud positiva frente a la realidad que nos toca vivir o que generamos con nuestras acciones.

– Vamos a profundizar la observación de lo que sucede y nos sucede para ver más allá de los juicios y prejuicios, incorporar nuevos puntos de vista y tener una visión “panorámica” del entorno, de nuestros afectos, de cuestiones que nos movilizan, nos conmueven, nos escandalizan o nos intrigan.
Mi intención es que construyamos juntos, pensando y pensándonos, un espacio que contenga y nos contenga, y hagamos un taller movilizador, orientado a enriquecer la mente y el espíritu para ser mejores de lo que somos hoy.

¿Cómo funcionan los talleres?

Los talleres on line, o por e-mail (o como se decía antes de internet, “a distancia”) tienen las siguientes ventajas:

-Se pueden empezar en cualquier momento del año.

-No hay autocensura, todo está permitido y le podemos confiar a la computadora o al papel los secretos más terribles, impúdicos o delirantes.

-Cada uno escribe lo que quiera, lo que necesite, lo que le haga falta contar para liberarse.

-Se escribe para uno mismo, sin la obligación de compartirlo con nadie.

-Se escribe a la hora que a uno se le antoje, y la cantidad que uno quiera: dos hojas, cinco, diez…

-Se disfrutan todos los beneficios del taller sin salir de casa.

Entregas de material: por e-mail, una clase por semana.

Formas de pago: En Argentina, MercadoPago (tarjetas de crédito, Pago Fácil) – Resto del mundo: Paypal.

 Si necesitás más información, escribime. 
Mi correo es
graciela@grafernandez.com