¿Quién sos?

Quién sos cuando nadie te ve, cuando nadie te dice lo que tenés que hacer.

Quién sos a la noche, cuando te vas a dormir y te quedás solo con la almohada.

Quién sos a la mañana, cuando te mirás al espejo y ves la cara con que vas a empezar el nuevo día.

Quién sos sin tu apellido, tus parientes, tus amigos, tus cosas, tu ropa, tus títulos.

Quién sos con hambre y frío, con tus derechos vulnerados, con necesidades insatisfechas. Fuera de tu zona de confort.

Quién sos cuando juzgás y condenás al otro, cuando no tenés compasión, cuando mezquinás los abrazos y las palabras de aliento.

Quién sos cuando estás pendiente de la imagen y el qué dirán.

Quién sos en el triunfo y en la derrota.

¿Sos vos, ese es tu verdadero SER, o estás siendo lo que querés que el otro vea, lo que te hace sentir más seguro, lo que elegís mostrar porque te conviene?

¿Sos vos, o te escondés detrás de una máscara por miedo a que te lastimen?

¿Sos vos, o necesitás un guión, un escenario y los aplausos del público para sentir que sos alguien?

¿Quién sos?

Quién sos en la tormenta, cuando el viento arranca los árboles de cuajo. Cuando a tu alrededor todo se derrumba.

Quién sos cuando amanece después de la tormenta.

Quién sos cuando el dolor o la alegría te hacen explotar el corazón.

Quién sos cuando te desnudás hasta quedarte sin piel. Cuando te entregás hasta el hueso.

Quién sos cuando amás, cómo amás, hasta dónde amás.

Quién sos para el otro. Quién sos para vos.

Quién sos cuando das, cuando recibís, cuando agradecés.

Quién sos en lo más hondo de tu alma. A solas con vos mismo. Cara a cara. Sin excusas.

Sin nada ni nadie que te salve de mirarte y de verte.