La moral retorcida de los moralistas

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. MARIA LAURA dice:

    Por Dios!!!!
    Ahora entiendo tantas cosas, que tenía en penumbras desde que hice los cursos prematrimoniales.

  2. Jairo dice:

    Hola Graciela.
    Hacía buenas lunas que no entraba a tu blog.
    Este artículo me entantó.
    Estoy de acuerdo contigo en casi todo. Lo único en lo que no acuerdo es que el ojo solo se entrene viviendo con un infiel… hay congéneres tuyas que ya nacieron con el ojo entrenado y no lo dejan ser infiel en paz a uno, ji ji ji ji.

    Saludos y realmente es un placer volverte a leer.

    Espero que hasta pronto.

    Jairo Flores
    Nicaragua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *